El pasar de los años

Las Haciendas en Yucatán surgieron en la segunda mitad del siglo XIX por impulso de las antiguas familias, que desde la época colonial poseían grandes propiedades territoriales.

Situadas cerca de muchas zonas arqueológicas, las haciendas en Yucatán, les permitían a los hacendados vivir una vida natural abundante, debido a su ubicación y amplia vegetación. Parte de la arquitectura que se ve involucrada en esta época se ha conservado gracias a que los hacendados yucatecos, quienes en vez de demoler lo que había, refuncionalizaban las antiguas haciendas y agregaban algunas nuevas instalaciones, con ello se adaptaban a las necesidades que les requería el cultivo de henequén en las haciendas en Yucatán.

Los hacendados se vieron en la necesidad de trasladarse continuamente entre sus propiedades a Mérida por motivos de negocio y por formar parte de una clase social que se fortalecía entre sí con un gran número de actividades, culturales como el teatro y en general una vida urbana cuyas exigencias transformaron el mundo de las haciendas en Yucatán.

El henequén creó un escenario completamente nuevo que abarcaba el paisaje y los edificios de las haciendas en Mérida, incluyendo las viviendas de los trabajadores, de esta manera se muestra como las haciendas en Yucatán han figurado como un mundo de imágenes.

Mucho tiempo después, ya a finales del siglo pasado las haciendas en Yucatán, fueron tomadas como punto de partida para brindar nuevos servicios en hotelería y englobar dentro de ellas diversas actividades que resulten atractivas para los visitantes, tal es el caso de la Hacienda Misné.

Acompañadas de cálidas imágenes de la naturaleza y la inigualable tranquilidad que caracteriza a las haciendas en Yucatán, brindan sin duda una opción de relajamiento y esparcimiento en un ambiente único, cómodo y agradable.

Cualquier visitante que desee conocer el pasado de Yucatán, debe recorrer la Hacienda Misné, porque es parte de la historia y así empaparse de la riqueza que se encuentra sumergida en ella, con una súbita mezcla de clasicismo colonial y una distinguida hospitalidad. Las haciendas Misné más que una experiencia se convierte en una inolvidable aventura.

Esta entrada fue publicada en Hacienda Misné, Mérida y Yucatán. Guarda el enlace permanente.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>